martes, diciembre 05, 2006

¿PINGÜINO AUTOMÁTICO?

A pesar de ser un ave, nada tiene que ver este modelo con los artículos anteriores de este blog sobre diseño de pájaros.
Los pingüinos, así como la mayoría de los buhos de origami, tienen características particulares que los separan de la estructura general de diseño de otras aves.
Para diseñar pingüinos se suele buscar el cambio de color (por supuesto), la posición erguida, y muchas veces, el volumen.
Este pingüino está inspirado, aunque dista del realismo, en los "pingüinos Adelaida".
Desde el punto de vista origamístico es un estudio del "volumen automático".
Ya he mencionado anteriormente cómo cada vez que puedo, intento incluír en los diseños los cambios de color automáticos. Le llamo así a las maniobras que logran otro propósito además de un cambio de color; dobleces que parecen ser hechos con otra intención y resultan en cambios de color que ocurren como por casualidad. (a pesar de todo el ojo de este pingüino NO es automático!)
Con el volumen se puede lograr un efecto similar: dobleces que aparentan estar allí tan sólo para dar forma, pero que una vez hechos dan además volumen al modelo.
Estos dobleces estarán presentes en el CP de la figura y forman parte de la estructura básica del modelo, diferenciándose así de los modelo que adquieren volumen mediante "terminaciones".
Esto implica evitar (nuevamente: dentro de lo posible) las maniobras de terminación al estilo de "redondear", "dar volumen", etc.
El segundo tema de este ave es la disposición de las capas. Las estructuras tridimensionales requieren de algo que las sujete en el lugar, así que la segunda parte de este diseño consistió es encontrar la mejor posición posible de las capas para permitir trancar en papel y evitar que se abriese.
Las modificaciones que hice a partir del modelo prototipo a la versión final que muestro aquí, son totalmente inidentificables en un CP (que no tenga dobleces asigandos) pues son tan sólo diferencias en la posición de las capas de papel.
En parte estas posiciones de las capas van a generar tensiones que mantengan partes del papel cerrado, y en parte serán para permitir el uso de "aletas y bolsillos", verdaderas trancas o cerrojos que mantienen el papel en el lugar.
Esta aproximación no es la única posible en el diseño de origami, o la que he practicado en otros momentos, pero por alguna razón me pareció que un pingüino, con su forma cómica, casi de caricatura, era un sujeto ideal para probar volumen y (casi todos los) cambios de color automáticos.

6 comentarios:

Juanjo dijo...

Un nuevo modelo y como siempre, muy bonito. ¡Enhorabuena!

Ojalá pudiera extraer toda la información intrínseca de los artículos de tu blog... pero me cuesta arrancar y mi "nivel origamístico" aún dista años luz de llegar a crear algo.
Aún así, sigo leyendo tu blog cada cierto tiempo con la intención de aprender, pero solo consigo entender cómo se crean algunas cosas, para lo cual es necesario que alguien las haya creado previamente.

También es cierto que no conozco todas las técnicas de creación que existen y que no he leído el ODS de Lang... así que no me puedo quejar :P

Román dijo...

Hola Juanjo
Tu tienes lo que se necesita para ser el buen origamista que eres: un enorme entusiasmo y gusto por lo que hacemos. Y eso es algo que no se puede aprender tan facilmente!
Gracias de nuevo por tomarte el tiempo de escribir.
Roman

Roy Flores Gonzalez dijo...

Gracias Roman por compartir tu trabajo con los demas, me van a sevir mucho tu apuntes, y te aviso que e puesto el link de tu blog en el mio, y esta muy bonito el pinguino.

Román dijo...

Hola Roy, muchas gracias por el comentario y el enlace!
Suerte y ánimo con tu blog. Recién comienza, pero cuando quieras darte cuenta llevarás un año escribiendo.
Saludos
Román

viodream dijo...

Buenas!
Me encanta tu pingüino! No podrias hacer un manual de como se hace?
La verdad es que mereceria la pena. Saludos!

Román dijo...

Hola Viodream
Gracias por los comentarios del pinguino.
Si, en algún momento dibujaré un diagrama de instrucciones, pero no puedo prometer cuando será eso!
Saludos
Román