miércoles, diciembre 27, 2006

CLÁSICO ORIGÁMICO

Cisnes y pingüinos son probablemente dos de los sujetos más clásicos de todo el origami.
Este mes, luego de casi 10 años de diseñar, hice un pingüino y un cisne, ambos por primera vez.
(Me recuerda a la historia del Maestro Yoshisawa, que afirmaba haber tenido que esperar 20 años para crear una cigarra que le gustara!)
Este cisne es un clásico en varios sentidos.
Para no aburrir repitiendo las mismas cosas una y otra vez, sólo diré que tiene todos los elementos con los que he estado trabajado en este tiempo.
Además por primera vez para mi, este es un modelo que se infla. Y no quiero decir solamente que tiene volumen o que es "3D", sino que como única forma de terminación hay que soplar hacia adentro del cuerpo de tal forma que las capas se separen tomando su forma final de sección triangular.
Lo mismo puede lograrse insertando algún instrumento dentro del modelo para abrirlo y dejarlo 3D, pero claro que no es tan divertido, ni tan clásico.
El otro elemento clásico es la base de pájaro que se ve claramente formando el cuerpo.
¿Ya la vió Usted? Pues bien, la verdad es que el modelo no tiene ninguna base de pájaro en su estructura. Lo que se ve formando el cuerpo es una imitación de la tradicional base, pero formada por partes del papel que ni siquiera son adyacentes.

4 comentarios:

Roy Flores Gonzalez dijo...

Te quedo muy bonito Roman, y aprovecho la oportunidad para desearte todo un nuevo y feliz año y que no te detengas, tenemos otros 364 dias nuevos (pues este ya esta acabando) :)

Román dijo...

Roy, te desee un muy feliz año nuevo a ti también !!
Muchas gracias
Román

Marcia dijo...

Hola Roman..me encanta muchisimo las cosas que se hace con un simple papel..gracias por mostrar tus obras...son bellisimas.
Como puedo aprender, donde tengo que ir, o que debo hacer..?

Elias dijo...

Mestre Roman Diaz,

Muito me satisfazem suas obras origâmicas, me aprazem pela simplicidade e beleza estética.

Quanto a linda raposinha, já publicaste o diagrama em algum livro?

Abraços!