domingo, marzo 16, 2008

BROTE MAEKAWANO


El diseño, cuando es intuitivo, no viene de la nada o de la inspiración divina.
Todo modelo brota de alguna idea primaria que luego se trabaja hasta llegar hasta donde queremos.
A veces el sujeto sugiere la idea y a veces es la idea la que sugiere qué diseñar con ella.
Hace un par de días hice este espiral, muy Maekawano (este patrón ya ha sido explorado por otros autores múltiples veces mucho antes que yo).

La sola forma en sí misma es bonita. Pero aun más Maekawano es insertar una idea geométrica dentro de un modelo, como sucede por ejemplo con con su pavo de cola fractal. El diseño del fractal vale de por sí, pero utilizado como parte de un animal aumenta aun más su valor.

Volviendo al espiral, este CP se correponde con los "brotes" de la foto, aquí doblados en papel "tant" verde de 15 x 15.
La idea de este simplicísimo modelo es solamente exhibir el espiral sobre una base cerrada que le permite pararse verticalmente.

El número de triángulos que se pueden agregar depende del tamaño del papel y habilidad del doblador.
Con mentalidad de diseñador, el siguiente paso es buscar la manera de utilizar esta forma geométrica como parte en un modelo.
Ya hemos hablado en otras entradas de este blog de las particularidades del "diseño por partes".
Muchas veces el modelo tiene que adaptarse a "la parte" que ya tenemos diseñada, de alguna forma toda la figura gira en torno a ella.
Si todo sale bien "la parte" debe lucirse apropiadamente, incluso destacar, pero no verse artificiosa o forzada dentro del diseño.

El primer diseño que surgió sugerido por la forma del espiral es este simple papagayo. Parte del patrón geométrico se usa para la cabeza y cuello del animal. La idea primaria, en este caso el espiral, permite salir un poco de las ya consabidas maneras de hacer cabezas de aves además de darle algo de delicadeza al modelo.
Observar como en este caso los escalones del espiral se doblan hacia afuera para aprovechar el cambio de color.
El segundo modelo que muestro aquí es resultado de un razonamiento que ha dado a luz a más de un modelo y es un clásico del diseño de origami: todo lo que se puede doblar en una punta, probablemente de pueda doblar en dos, tres o las cuatro.

Dicho de otra manera, si funciona en una "base cometa", veamos como funciona sobre una "base pez" o "pájaro". (Ver por ejemplo la serie de 3 caracolas de Robert Lang en Origami Sea Life)
Poniendo espirales en puntas opuestas del papel, un diseño con cuernos es entonces casi natural.
Esta cabeza de El Malo resulta doblemente Maekawana, cerrando con cierta lógica, el círculo donde esto comenzó.
Para este diseño utilicé el criterio de que todo el volumen estuviese dado por dobleces perfectamente rectos sin ningún moldeado.
Me parece que de esta manera se respeta la estética inicial determinada por los cuernos.
Los dobleces, de ser posible, son todos múltiplos de 22.5 grados.
Es fascinante seguir explorando las posibilidades de este tipo de
ángulos para dar volumen de formas poliédricas integradas al modelo.
La máscara es completamente cerrada y firmemente trancada por todos sus lados sin doblado en húmedo ni papel metalizado.
Hay que estar siempre pendientes de esas formas abstractas, interesantes o novedosas descubiertas o no por azar, y explorar que posibilidades tienen se ser aplicadas a la realidad del diseño.
Muchas veces, como en esta máscara, el espiral no es ni siquiera estrictamente necesario en el diseño: los cuernos podrían haber sido hechos de varias otras maneras.
Sin embargo la forma geomérica actuó como detonante y como guia del estilo a utilizar.
Tengámoslo en cuenta como herramienta de diseño.


6 comentarios:

Norberto Kawakami dijo...

Roman,
que origamis espetaculares! és como volver a las tradiciones origamísticas...

abrazos

Román dijo...

Hola Norberto
Captas la idea perfectamente, este origami se desarrolla a partir de las ideas más tradicionales, pero intento llevarlas lo más lejos posible.
Por ejemplo, la máscara del diablo está formada por 3 ideas diferentes que funcionan bastante separadas, pero en el mismo papel.
Una idea es el espiral de los cuernos, otra es la pequeña "base pez" por así llamarla, que forma los bigotes y barba y la tercera son una serie de poliedros formados exclusivamente por ángulos múltiplos de 22.5 que forman la cabeza, ojos y nariz. Las orbitas y los ojos son dos pirámides de base triangular totalmente tridimensionales.
Todo el volumen está dado por poliedros de paredes planas.
Este es un tipo de modelo adquiere volumen a partir de dobleces principales y no en las terminaciones.
En ese sentido tiene elementos en común con el origami modular.
Algunas de las anteriores son metas que me propuse al comenzar a diseñar este modelo que fue particularmente difícil de lograr. La extrema simplificación de las líneas implica intentar que un mismo doblez cumpla a veces más de un propósito. Por ejemplo, formar una de las vueltas de los cuernos y al mismo tiempo ser la tranca principal para que la figura no se abra.
El estudio cuidadoso de las funciones de cada doblez es una de las claves mayores de diseñar origami que parece funcionar en forma "natural", como muchas veces se ve en los modelos tradicionales.
En fin, Norberto, muchas gracias por el comentario.
Abrazos
Romàn

peterself dijo...

Fascinante máscara Román! Una de las características de las espirales es que un patrón común va produciendo el cierre de una curva pero sin colapsar sobre sí misma; Ese patrón común hace que evoquemos un sentido oculto en la figura, un secreto, o una sabiduría que diríamos religiosa. En este caso son los ángulos de los triángulos y su reducción proporcional. Me parece que son isóceles pero no identifico sus ángulos (¿70, 70 y 40?). Aunque si vienen de 22.5 tal vez sean 67.5, 67.5 y 45... Me parece muy impresionante como pasas de lo intuitivo a la experimentación geométrica autorrestrictiva e incluso a lo modular tridimensional. Aventuro que la experiencia y la experimentación juegan un papel importante en esto, lo cual es un llamado a todos nosotros a jugar, a probar, y a mirar con ojo reflexivo lo que está detrás de los dobleces que hacemos al plegar una figura...

creo que es una de esas figuras perfectas: expresivas, sólidas, impactantes en su limpieza y que se inscriben en la memoria. Una de esas figuras que me gustaría memorizar :)

Muchos Saludos.

Joyas de Papel dijo...

Estupenda la máscara Román,la verdad es que los cuernos en espiral se integran perfectamente, y el conjunto recuerda mucho (como bien dices) a los trabajos de Maekawa. A todo esto, Por fin te conoceré en León!!!

Román dijo...

Hola José

El espiral de los cuernos está formado por triángulos isóceles de 67.5, 67.5, 45, uno de los 5 triángulos posibles de hacer con múltiplos de 22.5.

Sin der un fanático de los modulares, cada vez que he hecho alguno me ha resultado una buena experiencia.
Miyuki Kawamura y Jorge Pardo, ambos expertos en el tema, me han enseñado mucho el respecto sin saberlo elos mismo talvez.
Así que he tomado algunos conceptos no sólo técnicos sino estéticos del origami modelos e intento aplicarlos.
Los desafíos del origami basado en poliedros son muchos y fascinantes.
Estoy ahora preparando una entrada sobre el tema con la que sólo voy a raspar la superficie de un tema complejísimo.
Y te dejo con una pregunta (que no voy a responder!).
Hay sólo 5 triángulos que se pueden dibujar a partir de ángulos múltiplos de 22.5. ¿Cuántos y cuales tetraedros (irregulares claro está) se pueden construir usando esos 5 triángulos como paredes?

Un abrazo
ROmán

Román dijo...

Hola "Joyas..."!

He visto tus jayos de papel y son espectaculares. Felicitaciones. También deseando que llegue León.
Román