viernes, octubre 06, 2006

¿PORQUÉ DISFRUTAR, SI SE PUEDE SUFRIR?

Por enésima vez, los otros días alguien me dijo "es simple pero de todas maneras es bastante bueno"
Yo mismo muchas veces digo cosas similares casi sin darme cuenta. No se de donde surge este concepto disparatado. Seguramente tiene que ver con la forma como fuimos educados, en la que únicamente las cosas que dan mucho trabajo, tienen valor.
Veamos por ejemplo a (nada menos que) Yoshizawa o Momotami, grandes maestros del origami sencillo, muchas veces de dos piezas, la mayoría con menos de 25 o 30 pasos.
Nada tiene que ver el nivel de complejidad de un modelo con su "calidad", pues nadie puede razonablemente dudar de la calidad en los modelos de estos dos Maestros.
Podría nombrar docenas de modelos que son tan complicados como olvidables. Pero, cuidado, que también existe gran cantidad de origami tan simple como malísimo.
No quiero aquí defender específicamente el origami simple (o de ningún grado de dificultad en particular) sino separarlo de la evaluación de su calidad.
Este mes me la he pasado diseñando aves. Tanto es así que ya varios amigos del origami me han dicho que terminaré como Hitchcock en "Los Pájaros"!
Hace dos semanas estaba inmerso en un complicadísimo pájaro llenos de dedos, alas y plumas, la semana pasada cambié a este pajarito de cola larga y estos buhos.
Particularmente el buho, es un modelo muy exigente en el diseño. La simplicidad aumenta la importancia de cada doblez, de cada maniobra, de cada parte visible. Cada cosa tiene un papel mucho más grande en el conjunto de un modelo como este, que el que tendría en una figura compleja.
No me puedo dar el lujo de poner un paso o una línea demás en un modelo con tan pocos elementos.
La decisión, por ejemplo, de hacer la cola del buho con 4 escalones y no con 6, es de importancia capital en el resultado.
En un pájaro supercomplejo, no importaría una pluma más o una menos.
Es por esto que diseñar estas figuras de pocos pasos, es tan difícil (o talvez más) que diseñar mi pájaro llenos de plumas y dedos.
Si tuviese que objetivar con algún criterio mensurable, diré que casi cualquier diseño me insume entre 6 y 8 pruebas para llegar a una versión presentable, sea de la complejidad que sea. Supongamos que el número de pruebas que se hacen para crear una figura se correlacione con la dificultad de crearla.
El diseño del buho, efectivamente llevó 6 pruebas; fue entonces tan complicado como cualquier otro diseño. Resulta interesante que generalmente en los diseños simples, voy retirando elementos en la medida que pasan las pruebas, mientras en los diseños complejos suele ocurrir exactamente los contrario: voy agregando elementos.
El interés en un modelo simple es, precisamente, hasta donde podemos llegar en su simplificación (y eso es muy complicado....) , mientras que un modelo complejo puede (y talvez debe) intentar ser lo más retorcidamente intrincado que se pueda para concitar interés.
No se mide entonces la calidad en función de la dificultad; pero tampoco voy a ser necio, un modelo super-complejo de vez en cuando siempre viene bien para atestiguar que todavía estamos al día. Además, diseñar con diversos grados de dificultad habla de la versatilidad del diseñador.
De una manera u otra siempre se busca los mismo: llegar al mejor diseño posible, sea un intrincado insecto o un animal minimalista.

11 comentarios:

YHOYO dijo...

hola escribo porque me encanto el pájaro de cola larga... se ve impresionante... como para centro de mesa o algo por el estilo

un saludo

DIEGO

origamico dijo...

felicidades modelos simples muy bien conseguidos sigue asi

asunción hurtado dijo...

¿Vas a publicar en algún medio el diagrama de los buhos? Me encantaría doblarlo.

Asuncion

Román dijo...

Hola Diego, gracias por el comentario
Roman

Román dijo...

Hola Origamico
Así es, simples, simples. Y cuanto más simples, más complejos.
Muchas gracias por el comentario
Román

Román dijo...

Ahh, Asunción con la pregunta difícil! ;)
Todavía no los he diagramado, pero me imagino que puede ser un buen modelo para alguna revista o boletín; espero que pronto.
Gracias y saludos
Román

origamico dijo...

upss.... perdona,no quise decir eso, sino que me referia a lo minimalista, que esta increible.

pues cuando miras un modelo como el buho de lang dices "que increible, pero ni lo intento deve ser complejo" pero cuando ves algo minimalista dices "uff de seguro que es no es complejo tengo que hacerlo" por eso te piden los diagramas

pues modelos asi tienen "palatabilidad" para los dedos jaja saludos

a mi criterio un modelo no importa si es complejo o simple tendria que quedar bien.

Juanjo dijo...

Felicidades Román, nuevamente vuelves a sorprendernos con un diseño exquisito. Viendo la calidad de tus diseños y a la velocidad que estás creándolos tan poco tiempo después de publicar tu libro, creo que el próximo va a ser muy bueno.

Como bien dices, parecen simples, pero no tienen por qué ser sencillos. Creo que tus búhos (este y el de Nicolás) son comparables al que hasta ahora es mi preferido: el de Komatsu, también simple (aunque no resulta tan trivial) y con un acabado muy bueno.

Yo también espero que publiques diagramas pronto (bueno, o algún día que tampoco hay prisa xD) de todos esos modelos tan buenos y, como dice el amigo origamico, creo que yo también podré plegarlos ^^

En realidad es más gratificante plegar algo que no tenga demasiados pasos porque es más fácil de recordar, se puede plegar "rápidamente" (o al menos más rápidamente que un unicornio de Kamiya, por ejemplo :P) si quieres regalarlo a alguien, puedes plegarlo en cualquier sitio (una cafetería), no da pereza al saber que tienes que realizar más de cien pasos y además, aquí está la prueba de que los modelos pueden ser simples y a la vez geniales, representativos y bonitos... ¿no son adorables esos pajaritos? si parece que vinieran a posarse sobre tu ventana :D

Podrías hacer un libro de pájaros, porque ya tienes unos cuantos y a cada cual mejor... Mientras tus creaciones sigan teniendo alas... (espero que no te de ahora por los aviones ;))

Un saludo, Juanjo.

Román dijo...

Hola de nuevo Origamico
Si, de acuerdo contigo, muchas veces dan ganas de doblar algo con menos de 200 pasos....;)
Román

Román dijo...

Hola Juanjo
Sería interesante hacer una pequeña colección de buhos y lechuzas de origami. ¿Cuantos habrá?
Como tu, no tengo duda que mi favorito es el de Komatsu, pero no sólo como buho sino quees uno de mis modelos favoritos de todos los tiempos. Una de las obras maestras del origami.
Sobre un siguiente libro, no quiero ni pensar por ahora...! :)
Román

Mr. Wolf dijo...

Hi Roman,
i love your buho
have you made a diagram?
i'd really like to fold'em

un saluto
francesco